Seleccione un buscador
  Catálogo Específico
Tipo de producto
Tipo de cargador
Opiniones ( 3524 )
(4,7/5)
Ionut,
De momento todo bien
Compra verificada
William S.,
Buen precio en cilindros, además me aconsejaron en la preparación de mi moto.
Compra verificada
Josu,
Rápido y preciso! Perfecto! Unos profesionales
Compra verificada

Cargadores de batería de moto

Cargadores de la marca OPTIMATE y arrancadores MINIBATT para baterías de moto o cliclomotor del tipo Litio o AGM, STANDARD y GEL puedes elegir entre cargadores para uso ocasional , cargadores para uso diario o para uso profesional. Los cargadores Optimate también son útiles para mantener y comprobar el estado de las baterías.

Tipos y características de los cargadores de batería

Según el tipo de batería que se quiera cargar, necesitaremos un tipo diferente de cargador para nuestra moto. Distinguimos 4 tipos básicos:

↳ Los cargadores de 6 V para baterías de alto amperaje.

↳ Los cargadores de 12 V para baterías pequeñas (incluidas las de algunos juguetes para niños).

↳ Los cargadores de 6/12 V que sirven para ambas, seleccionando el voltaje adecuado.

↳ Los cargadores de 12,8 V para las baterías de litio.

Es importante escoger el cargador adecuado a cada batería para alargar al máximo su vida útil y conseguir el mayor rendimiento. Los cargadores modernos siguen un proceso distinto a los tradicionales para cargar la batería que sigue tres pasos.

  1. Corriente constante: La primera parte de la carga se realiza con corriente constante y se monitoriza el voltaje que tienen los bornes de la batería, que va aumentando conforme la batería recibe carga.
  2. Voltaje constante: la segunda parte de la carga se produce cuando el voltaje de los bornes llega a los 14,1-14,6 V según el tipo de batería. Es en ese momento cuando el cargador disminuye progresivamente la corriente para evitar superar esos vatios, de modo que no se dañe la batería. Cuando la corriente que llega a la batería es ya muy baja, la batería está 100% cargada.
  3. Mantenimiento: Los cargadores modernos no se desactivan una vez completada la carga, sino que pasan a una tercera fase en la que controlan el voltaje de la batería para ver que no baje de los 13,5 V. Si baja de este voltaje, se reinicia el proceso de carga de forma breve para dejar la batería cargada al 100% y en buen estado.

Una de las mayores ventajas de los cargadores modernos es el proceso de recuperación que pueden iniciar con baterías muy descargadas o en mal estado químico interno. Con los cargadores antiguos podían darse dos casos, que el cargador no arrancase debido al bajo voltaje de la batería o que empiece una carga normal y dañe la batería al inyectarle demasiada corriente inicial.