Buscar en el blog

Consejos para pasar la ITV de la moto

Publicado el : 02/12/2019 19:29:49
Categorías : Consejos

Enfrentarte a la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) es uno de los requisitos más relevantes que tienes que cumplir para poder conducir legalmente una moto en nuestro país.

Para pasar exitosamente la ITV de la moto sigue estos consejos



A continuación te contamos las claves del examen que se tendrán en cuenta en los centros autorizados para revisar tu motocicleta. Toma nota de ellas.

¿Cuándo tienes que pasar por la ITV de tu moto?

Dependerá básicamente de si tienes un ciclomotor u otro tipo de moto. Si eres poseedor de un ciclomotor tendrás que acudir a tu primer examen de la ITV tres años después de que este haya sido matriculado. Si, en cambio, eres dueño de otra clase de moto, tu primera visita a la ITV tendrá que producirse cuando hayan trascurrido cuatro años desde su matriculación.

Los ciclomotores han de pasar una ITV con algunas diferencias respecto a las otras motos.

Tanto en un caso como en otro, una vez superado este primer examen de la ITV, tendrás que volver a someterte a él cada dos años. Por su parte, las cuadrimotos o los cuadriciclos ligeros, conocidos popularmente como quads, tienen una regulación, respecto a la ITV, igual que la de las motocicletas que no son ciclomotores.

¿Qué documentos tienes que llevar a esta revisión?

En cuanto a la documentación sin cuya presentación no podrás afrontar esta prueba, recuerda que vas a tener que llevar actualizados la ficha técnica de la motocicleta, el permiso de circulación y un recibo vigente del seguro del vehículo. Aparte, se comprobará que no tienes multas por abonar a fecha del examen.

Si quieres superar la ITV de tu moto, no tengas sus multas por pagar.

¿Qué partes de tu moto van a mirar con un mayor celo?

La ITV conlleva una revisión general del estado en el que se encuentra tu moto. Se trata de constatar que es un vehículo seguro tanto para el conductor como para el resto de usuarios de la vía. En este aspecto, hay una serie de prestaciones que van a ser inspeccionadas con un mayor interés por parte de los responsables de la prueba.

En las siguientes líneas te resumimos los elementos de tu vehículo en los que más se van a fijar quienes se encarguen de revisarlo. Por lo tanto, no tengas dudas acerca de que te interesará, antes de someterte al examen de la ITV, ponerlos a punto mediante un buen mantenimiento en tu taller de confianza. Presta atención.

- En primer lugar, los responsables del examen se asegurarán de que la matrícula y el número del bastidor son los mismos que los que figuran en los documentos oficiales de la motocicleta. Por consiguiente, los números deberán poder ser leídos sin dificultades.

- Los neumáticos tendrán que estar en perfecto estado, por lo que se buscarán deformaciones y daños en los estabilizadores y muelles. El dibujo de las ruedas no puede bajar de una profundidad de 1,6 mm. Respecto al resto del sistema de suspensión, es importante la sujeción al chasis de los muelles, ya que la funcionalidad de los amortiguadores será probada.

- Revisa cómo se encuentran las pastillas de freno.

- Se pasará revista al funcionamiento de todas las luces (cruce, posición, intermitentes, carretera y freno) cuando se presionen las manetas. Asimismo, los dos retrovisores homologados han de ser totalmente visibles.

- Las manetas del embrague y del freno han de estar perfectamente fijadas.

- El bloqueo del manillar debe ser plenamente efectivo. Ten en cuenta que se trata de un oportuno dispositivo contra los robos.

- El asiento y el carenado han de estar homologados y no han de tener ningún elemento suelto.

- El test de ruidos, por último, conlleva que van a levantar tu motocicleta con la intención de medir si los decibelios que emite se ajustan al modelo concreto de su marca. Por lo que respecta al volumen, acuérdate de la relevancia de la homologación del tubo de escape y de que no haya piezas sueltas, puesto que estas circunstancias influyen en la generación de vibraciones y suben el nivel de decibelios.

Las emisiones de dióxido de carbono (CO2) del escape

De igual manera que sucede con el ruido, se va a controlar que los gases contaminantes que se expulsan a la atmósfera no superen ciertos niveles, los cuales también se ponen en relación con los modelos específicos que comercializa cada firma. Esta prueba supone uno de los principales motivos de suspenso de la ITV. De hecho, el inconveniente más habitual en este aspecto suele depender de las sustituciones de los escapes de los fabricantes por otros que proporcionan unas prestaciones más significativas. Si este es tu caso, habrás de tener el nuevo escape homologado.

La prueba de gases contaminantes es uno de los principales motivos de suspenso de la ITV de las motos.

Un detalle importante para los ciclomotores

Si tienes uno de ellos, no olvides que no solo tendrás que cumplir los anteriores requisitos que te hemos explicado, sino que también deberás demostrar que tu vehículo no puede rebasar la velocidad de 45 km/h.

En definitiva, si pones en valor el buen estado de los elementos de tu moto que te hemos comentado, no tendrás problemas a la hora de pasar la ITV.

Entradas relacionadas

Compartir